lunes, 24 de agosto de 2015

La resistencia al cambio

Newton nos enseño que para toda acción existe una acción contraria e igual, y en una especie de analogía, la psicología nos han enseñado para todo cambio existe una reacción contraria e igual de resistencia. Por más que algunos establezcan al colectivo de jugadores de rol en una dimensión paralela, no dejamos de ser un grupo social con la misma idiosincracia que cualquier otro grupo. Y para nosotros, los procesos de cambio están sujetos a los mismos ciclos y la misma resistencia.

Porque nuestra manera de jugar, nuestro enfoque y nuestra realidad sobre los juegos de rol ha variado mucho en los 40 años de afición. El proceso de cambio, ha sido similar a cualquier otro proceso de cambio.
  • Arranque: Inquietud de satisfacer nuevas necesidades, nuevos tipos de juego enfocados de forma diferente. Necesidad de explorar y de hacer cosas novedosas y sorprendentes. 
  • Movimiento: Aparecen juegos, normalmente indies (no asociados a la industria tradicional o grandes compañías) que cambian nuestros esquemas, aportando nuevas formas de juego, muchas veces rompiendo con las mecánicas más tradicionales. Hay inquietud, rechazo e incertidumbre respecto a los mismos.
  • Frenada: Estos nuevos juegos se asientan, se generan adaptaciones y puntos de contacto con los viejos juegos y sistemas. Poco a poco las ideas novedosas son asimiladas y convertidas en "mainstream".


Una parte de la naturaleza humana es la resistencia al cambio, el rechazo a las nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas. Los motivos más comunes para esta resistencia suelen ser:
  • Desacuerdo. Cuando se está en desacuerdo sobre los razonamientos en los que se basa el cambio (por ejemplo la preeminencia de la narración sobre la simulación). De este modo, un juego fabricado sobre esos principios genera rechazo inmediato.
  • Hábito. Cuando hay dificultad para abandonar lo que ya se conoce. Si juego a X y me gusta, no veo la necesidad de Y.
  • Incertidumbre. La falta de confianza en el resultado final (¿Me va a gustar esto?) es una de las principales causas de rechazo.
  • Pérdida de Identidad. Suele ocurrir que las personas construimos nuestra identidad, el quienes somos, alrededor de lo que hacemos y nos gusta. Convertimos estas cosas en aquellas que nos definen. De este modo, cambiar, significa cambiarnos a nosotros, alterar nuestra identidad y la percepción que tenemos sobre nosotros mismos.
  • Elitismo. Para algunos, su hobbie es una especie de club de élite y los cambios podrían incluir en el mismo a gente por la que siente rechazo o prejuicios.

En aquellos que sufren de esta resistencia vemos los clásicos comportamientos asociados:
  • Negación (Eso no es rol).
  • Temor (A ver si ahora todos vais a empezar a jugar eso...)
  • Rabia (Es que ese sistema es una mierda y no sé por qué jugáis a él)
  • Resistencia (Pues me da igual, yo seguiré jugando a X)

Y si hay suerte, tal vez lleguemos al último punto: Aceptación. Cuando nos damos cuenta que el cambio está ahí nos guste o no y que debemos aceptarlo. Poeque amigo, el cambio, la evolución, va a existir. Que no quiere decir que tú tengas que hacer nada, si quieres seguir jugando a tu RuneQuest (por poner un ejemplo, dejen de afilar las hachas) de toda la vida, puedes hacerlo. Nadie te obliga a perder tu identidad, ni a variar tus gustos. Pero el hobbie, va a evolucionar, va a cambiar y habrá gente diferente en el mismo. 

Así que amigo, cuando la ola del cambio llegue, puedes romperte (antes roto que doblegado), puedes ser flexible como un junco y dejarla pasar, o salir de ella haciendo surf y cabalgando su cresta. La elección es tuya.